¿Qué son los robots colaborativos?

Con la llegada de la industria 4.0, cada vez es más común ver avances en robótica, puesto que esta es una industria en crecimiento actualmente, y es por esto que debemos saber el papel que juegan los robots colaborativos en esta industria.

Para comenzar debemos saber que los robots colaborativos son aquellos que nos ayudan en la industria, permitiendo realizar el trabajo pesado de una manera más sencilla, por ejemplo, son los robots que ayudan en las líneas de ensamblaje de vehículos.

De estos robots encontramos varios tipos en las industrias actuales, cada uno diseñado para una función específica y que tienen patrones de funcionamiento muy bien establecidos, como podremos ver a continuación:

Robots cartesianos

Este tipo de robots colaborativos se caracterizan por ser modelos que tienen 3 ejes lineales, por lo cual pueden hacer 3 tipos de movimientos siguiendo los planos cartesianos. Estos cuentan normalmente con estructuras rígidas y son utilizados para hacer tareas que impliquen precisión.

Por tener pocas articulaciones, este tipo de robots cuentan con la mayor precisión en el mercado, además, que son robots fáciles de programar y se caracterizan por ser los más económicos que se encuentran en el mercado, haciéndolos ideales para cualquier tipo de industria.

Robots Scara

Estos robots se caracterizan porque además de los 3 movimientos que realizan los robots cartesianos, este también cuenta con una rotación alrededor de un eje vertical. Estos normalmente se montan en un pedestal, y se desplazan en los mismos planos que los cartesianos, es decir, X Y Z.

Pero a diferencia de estos, en su eje final incorporan un plano Z, el cual hace girar una herramienta al final del brazo, por lo cual son robots muy utilizados en las operaciones de ensamblaje vertical, como la inserción de pasadores en orificios, aunque tienen un alcance bastante limitado.

Robots de 6 ejes

En este punto, ya encontramos a los robots colaborativos que tienen más aplicaciones en el mercado, puesto que esto tienen una mayor flexibilidad, ya que pueden tener numerosas aplicaciones gracias a sus 6 grados de libertad.

Estos robots pueden llevar a cabo tareas más complejas y pueden posicionar su herramienta en una posición dada de 3 movimientos con 3 orientaciones distintas.

Robots cíclicos o redundantes

Estos son robos colaboradores que pueden posicionar su herramienta en una posición determinada, y a diferencia de los anteriores, estos pueden tener esta posición bajo diferentes posturas.

Son los más parecidos a un brazo humano, ya que incluso pueden sostener una manija fija mientras mueve el hombro y el codo, motivo por el cual son robots muy versátiles, que agilizan el trabajo de una manera sobresaliente.

Robots de doble brazo

Por último, nos encontramos con un tipo de robots colaborativos bastante peculiar, y se trata de los robots que emplean dos brazos trabajado juntos en una pieza de trabajo determinada.

Estos son los robots más completos que conseguimos actualmente en la industria 4.0, y está diseñado para ejecutar tareas de forma autónoma, ya que es capaz de reconocer objetos y tomar decisiones en base a la fuerza que requiere aplicar en cada momento de su trabajo.